Categorías
Negocio

¿Estás listo para crear tu propia app?

Compartir

Con tanta gente obteniendo la mayor parte de tu información exclusivamente a través de dispositivos móviles, muchos vendedores están luchando para crear aplicaciones que complementen su estrategia de marketing por correo electrónico. Si estás pensando en implementar tu propia aplicación, ten en cuenta las siguientes preguntas:

¿Por qué?

Esa pregunta simple y abierta es el primer paso para crear una buena aplicación. Si la respuesta es “porque todos los demás lo están haciendo”, dedica un poco más de tiempo a pensar por qué necesitas una aplicación.

¿Cómo diferirá eso de otras estrategias?

Una aplicación debería ofrecer una experiencia de usuario que es fundamentalmente diferente de cualquier medio que utilice actualmente. Por lo tanto, no es solo una versión compacta de tu sitio web, o una forma más fácil de recibir un boletín informativo por correo electrónico.

Los dispositivos móviles son técnicamente teléfonos, pero las personas los usan principalmente para otros fines: cámaras, navegación GPS, creación y almacenamiento de listas, relojes de alarma, así que piensa cómo podrías incorporar en tu aplicación cualquiera de esas características que son exclusivas de un dispositivo móvil. dispositivo.

¿Por qué alguien descargaría tu aplicación?

Desarrollar una aplicación es probablemente más fácil que convencer a la gente para que la descarguen, por lo que debes ofrecer algún valor que los usuarios consideren demasiado bueno como para dejarlo pasar.

Echa un vistazo a la aplicación de Rappi, una app que literal te hace los mandados, desde llevarte comida a tu casa hasta las medicinas: Rappi tenía una campaña en donde invitaba a las personas a descargar la app incentivándolas con un 50% en su primera compra y un jugo Arizona de regalo.

¿Cuándo debutará tu aplicación?

En el apuro por crear aplicaciones, los desarrolladores a veces no logran resolver todos los problemas. Una aplicación que no se ejecuta sin problemas y se bloquea regularmente solo frustrará a los consumidores.

Una vez que hayas decidido crear una aplicación, desarrolla un cronograma de producción suficiente para realizar pruebas y revisiones. Reúne a tu equipo cuyo único propósito sea tratar de “romper” la aplicación, utilizándola de forma que parezca ilógica y saltando a través de la navegación de una manera que ninguna persona razonable haría. Y no supongas que todos los usuarios tendrán el dispositivo móvil de último modelo: asegúrate de que tu aplicación sea compatible con los sistemas operativos anteriores.